El optimismo es la mejor arma de un emprendedor

Esta semana asistí a una ponencia de Javier Echaleku (@echaleku) sobre el emprendimiento. Me quede impresionado por su historia y por la energía de este emprendedor. Después de su charla me di cuenta que el optimismo era sin duda la mejor arma que puede tener un emprendedor.

El optimismo es la mejor arma de un emprendedor

Derechos de foto de Fotolia

Mantener la fe en el proyecto, en si mismo, es uno de los factores clave para visualizar y llegar al éxito. Saber hacia dónde queremos llegar es esencial para no perderse. Sin embargo en el camino necesitas “gasolina” para avanzar  y el optimismo es lo que te ayuda ir a buscar la energía necesaria. Veamos algunos ejemplos del beneficio que puede dar una filosofía optimista.

Saber que todo es posible: leyendo “un click” (libro que cuenta la historia de Amazon.com) fue divertido ver como contrataban a los trabajadores. La filosofía era buscar a los mejores pero sin experiencia. Según Jeff Bezos (fundador de Amazon) una persona con experiencia siempre piensa que ciertas cosas son imposibles. Al contrario alguien que no lo sabe explora todos los caminos para hacer las cosas posibles. Siendo optimista se llega al mismo resultado. Si sabes que algo se puede hacer aunque todos te digan que no, harás todos los esfuerzos para conseguir tu objetivo y podrás entonces demostrarte a ti mismo que tenias razón.

Convertir los problemas en retos: siguiendo la misma idea que en el primer punto, una persona optimista tiene una forma diferente de enfrentarse a los problemas. No sirve para nada lamentarse si ocurre algo negativo. Como el problema ya esta y no va a desaparecer es mejor actuar que rendirse. No hay mejor ilustración que la historia de Javier enfrentándose a su deuda cuando se arruinó emprendiendo.

Motivar a tu equipo: si un emprendedor no tiene optimismo no va a poder convencer a sus colaboradores de seguir trabajando con él. Una persona optimista transmite energía a su alrededor. El emprendedor que cumple los dos primeros puntos de esta entrada transmite a su equipo la filosofía del nunca rendirse. Para emprender hay que estar preparado a ser un líder y el optimismo es un factor determinante.

Dar inercia a tu proyecto: por fin el optimismo te ayuda a ver oportunidades por todas las partes. Cuando eres emprendedor no hay nadie para darte una palmadita en la espalda y decirte que haces las cosas bien. Tienes que seguir avanzando por ti solo y estar constantemente en búsqueda de nuevas ideas para mejorar tu proyecto. Siendo optimista es mucho más fácil ilusionarse por una nueva oportunidad y encontrar la energía para actuar.

No creo que la gente nazca optimista o pesimista. Ver las cosas de forma positiva se aprende. Si quieres acelerar el proceso de aprendizaje del optimismo tienes que rodearte de gente positiva. Al iniciar un nuevo proyecto es imprescindible compartir tus ideas con otros emprendedores y beneficiarte de su ilusión y energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *